jueves, 22 de octubre de 2009

Con apoyo de la FAN, los ministerios de Tierra y del Trabajo, diputados, alcaldes y consejos comunales intervinieron el Central Azucarero de Ureña



José G. Hernández)Ureña.-

El Gobierno venezolano ocupó temporalmente, este miércoles, el Central Azucarero del Táchira (Cazta), en Ureña, para verificar y garantizar la continuidad de su producción, procedimiento que pudiera culminar con la expropiación de la empresa, una vez finalizadas las evaluaciones que haga el equipo multidisciplinario integrado por diferentes instituciones del Estado.


La medida de ocupación fue ejecutada este miércoles, pasado el mediodía, por el viceministro de Economía Agrícola, Richard Canán, en compañía del superintendente de Sada, Carlos Osorio, equipos de Indepabis, ministerio de Agricultura y Tierras, ministerio del Trabajo, autoridades de la Fuerza Armada Nacional destacadas en la jurisdicción, algunos diputados del Consejo Legislativo Regional, alcalde de Ureña y líderes comunales.


El viceministro y los representantes de los diferentes entes gubernamentales se reunieron con la directiva de Cazta para comunicarles la medida, y luego hicieron un recorrido por la industria y área de almacenamiento de azúcar.


Estamos verificando, en primer término, el proceso productivo, garantizando que no haya una interrupción en el proceso normal de funcionamiento de la planta, toda vez que había una amenaza de que el Central se pudiera paralizar, una vez que se procede a interrumpir el ingreso de caña desde Colombia.
Nosotros estamos garantizando que hay en Venezuela caña y azúcar crudo suficiente para mantener el Central totalmente operativo, sin ningún tipo de interrupción dijo Canán Agregó que se inicia un procedimiento conjunto, por espacio de 90 días, con equipos de Indepabis, ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras, Sada y Ministerio del Trabajo, a los fines de constatar el cumplimiento de la ley en todos y cada uno de estos procesos.
“Estamos aquí con la gente del ministerio del Trabajo, también, para garantizar los derechos laborales de los trabajadores, desde los obreros hasta el personal administrativo”.


También estamos verificando el tema de la distribución. Por allí se dice que parte de este azúcar pudiera ir de contrabando hacia la frontera, o pudiera ir al mercado industrial; vamos a verificar esa situación a través de la Superintendencia de Silos para garantizar el cumplimiento de la normativa legal vigente, la cual exige que el 60 por ciento del azúcar producido en los centrales debe ir directamente al consumo doméstico, que vaya a los supermercados, y el 40 por ciento sea destinado a la industria, ya sea a las fábricas de refrescos o golosinas.Aseguró que el azúcar de Cazta seguirá saliendo sin ningún tipo de inconveniente.
"Nuestra máxima prioridad es garantizar la continuidad productiva, la seguridad industrial de los trabajadores".


La ocupación temporal tiene un procedimiento de 90 días, lapso durante el cual se harán todas las evaluaciones técnicas y una vez que los equipos técnicos tengan esa evaluación, por intermedio de los ministros se elevará al Presidente de la República cualquier decisión que se vaya a tomar, ya sea prolongar la ocupación temporal o proceder a la expropiación.


Eso lo determinará el proceso de inspección que van a realizar los equipos técnicos.Precisó que el proceso se inicia para identificar desviaciones o irregularidades en el proceso productivo. “Desde que está la Ley Orgánica de Seguridad y Soberanía Agroalimentaria, nosotros hemos hecho muchas ocupaciones a diferentes empresas, algunas de las cuales terminan en expropiación, otras terminan sin ningún tipo de inconveniente, una vez que se subsana la irregularidad. Por eso, hoy estamos instalando los equipos técnicos, los cuales generarán informes semanales de todas las situaciones que encuentren y vamos a trabajar para subsanar cualquier situación, garantizando la producción y el suministro de azúcar a la red doméstica en la región”.


Canán apuntó que en primer término, en Cazta, no hay sustitución del patrono. Él seguirá al frente de la empresa mientras esté presente la ocupación temporal. Asimismo, añadió que hay un personal autorizado por Indepabis, el cual garantizará todo el procedimiento administrativo y podrá hacer todas las supervisiones e inspecciones. “Por eso garantizamos, en primer término, tanto la seguridad industrial como la continuidad operativa de la planta”.


El viceministro también señaló que no se interrumpirá el pago salarial de los trabajadores, ni la relación laboral, porque, por el contrario, lo que se quiere es incrementar la producción, la disponibilidad de azúcar para el consumo doméstico.


Proceso de producción El Central de Ureña tiene una capacidad de procesamiento de 1200 toneladas de caña y 250 toneladas de azúcar crudo diariamente.


El proceso de producción no se interrumpirá, porque se quiere garantizar que la planta siga funcionando sin ningún tipo de problema, agregó. Sin embargo, el proceso de arrime actualmente se encuentra paralizado y en ese sentido, el viceministro dijo que se harán las inspecciones de los cultivos de caña en territorio venezolano, para verificar que se haya cumplido con toda la zafra, y que adelantan los preparativos para el arranque de la nueva zafra.


Mientras tanto se seguirá procesando el azúcar crudo, y se mantiene el lineamiento de interrupción, por condiciones sanitarias, del ingreso de caña colombiana.“Haremos todo lo posible para garantizar que el Central siga operativo, procesando azúcar crudo o trayendo caña de otros sectores. Eso es lo que vamos a identificar a través de los estudios técnicos”, añadió.