miércoles, 11 de noviembre de 2009

Nuevos ricos… ¡ráspame la tarjeta ahí!




escrito por José Ramón Castillo
miércoles, 11 de noviembre de 2009


Los venezolanos tenemos una suerte impresionante para no hacer nada y vivir bien. Sin necesidad de hacer mucho esfuerzo cientos o miles de venezolanos diariamente hacen una labor de extracción de recursos económicos en la frontera, es decir, se aprovechan del control cambiario y por vía ilegal se van hasta la ciudad de Cúcuta donde hacen un extraordinario desfalco al Estado, desde una frase: "Ráspame la tarjeta ahí"; "¿Al cuánto por ciento me dejas el cambio?"; o "¿A cómo está el dólar hoy?" ¿ Si en su vida han visto un billete verde, cómo pueden ser tan esnobistas para preguntar esto?

Unos, que son los más comunes y porque ya es tradición, con el contrabando acaban con la poca industria venezolana que no termina de despegar. Los otros, están más a la moda con el famoso cupo de dólares de Cadivi. Es impresionante ver la cantidad de venezolanos que sin ningún tipo de escrúpulo van, y hacen mil trampas, para luego cambiar estas divisas en la calle y ganarse más de mil bolívares fuertes en cada transacción. A mi entender, esto es un ilícito cambiario, pero vemos un Estado que se hace el despreocupado frente a una población que se aprovecha descomunalmente de estos beneficios, para traer mayor liquidez a la región (y que no es nada bueno para nuestro contexto).

Es preocupante ver cómo los dólares se esfuman de un país que está tratando de llevar de la mano el peso de la inflación, mientras que miles de venezolanos o se hacen los ignorantes o no son capaces de pensar, porque parece que pensar ahora es imposible. Hemos entrado a un período donde lamentablemente nos entró el Síndrome de la Imbecilidad Enorme. Somos culpables de lo que está pasando en la ciudad, donde la liquidez nos deja la hiperinflación, en vista que todos están solventes económicamente hacen que el comercio y los servicios aumenten de manera descontrolada, y entiéndase bien que sólo hablo de la ciudad de SC, porque es acá donde el peso de esta malformación es más evidente.





Estamos deteriorando nuestra ciudad para convertirla aún más en el cuchitril que ya es, pero que nadie se preocupa por mejorar... y en esto hablo de las autoridades que son tan cómplices y tan imbéciles como los que bajan casi a diario a Colombia a "raspar la tarjeta".




Y en vista de las diferentes posiciones políticas (porque el venezolano le echa la culpa a los gobiernos todo el tiempo) encuentras respuestas de personas que critican al gobierno, pero hacen exactamente lo mismo diciendo: "ahora, ese dinero es de todos", "Chávez te odiamos y como tú regalas nuestro dinero, nosotros tenemos derecho a ser igualmente corruptos como tú y por eso somos unos desalmados que no nos importa que terminemos comiendo basura (sólo por ser sutil)" y cuanta estupidez se les ocurre.

Por eso siempre he considerado y consideraré, que las personas que ahora son nuevos ricos bajo esta premisa de raspar la tarjeta en Cúcuta, colaborando a convertirnos en pobres, son tan ilegales como el hampa común. Creo que los imbéciles que van a cambiar sus cupos legales por una transacción ilegal, deberían condenarlos de por vida, porque están arriesgando la economía, -que de por sí está totalmente deteriorada- y este comentario le cae por igual, a todos los ineptos de los bandos políticos que lamentablemente tenemos en nuestro país.