miércoles, 13 de mayo de 2015

“Dolartoday y casas de cambio de Cúcuta buscan colapsar la economía venezolana”



Acusan dirigentes del PPT a las casas de cambio de Cúcuta de interferir en la caída del bolívar.

“Es un descaro que los responsables de Dolartoday admitan públicamente que el valor del dólar paralelo que ellos publican es producto del cálculo que realizan las casas de cambio en Cúcuta, utilizando la siguiente fórmula: (dato del 10/05/2015)

$2.360,59(dólar/pesosCOL)__ = Bs.F. 277,71 por dólar (dólar paralelo)

$ 8.5pesosCOL (precio del Bs. en Cúcuta)”.

En Patria Para Todos celebramos la sumatoria masiva que ha tenido el tema de las casas de cambio en Cúcuta, nuestro bolívar y el Dolartoday, por considerar que son uno de los factores principales de la problemática que vive la economía en Venezuela, al incentivar el contrabando de extracción masiva con la devaluación sistemática y arbitraria del bolívar, lo que produce de forma directa e inmediata el acaparamiento, la escasez, la especulación y por supuesto la inflación, “lo cual nos perjudica a todos por igual, sin distingo de clase o color”.

El análisis lo hace el licenciado Juan Carlos Guevara, miembro del Polo Patriótico, quien acusa al Dolartoday y a las casas de cambio de Cúcuta de estar buscando colapsar la economía venezolana.

—Es un descaro que los responsables de Dolartoday admitan públicamente que el valor del dólar paralelo que ellos publican es producto del cálculo que realizan las casas de cambio en Cúcuta, utilizando la siguiente fórmula: (dato del 10/05/2015)

$2.360,59 (dólar/pesosCOL)__ = Bs.F. 277,71 por dólar (dólar paralelo)

$ 8.5 pesosCOL (precio del Bs. en Cúcuta).

Explica Guevara que ante esta situación “podemos decir que será ineficaz cualquier sistema alternativo que el Gobierno implemente para la asignación de divisas, si antes no se observa lo que ocurre en las casas de cambio de Cúcuta y el Dolartoday.

Tomando en cuenta que ya es público y notorio que estas casas devalúan el bolívar de forma discrecional, es decir, a su conveniencia y no como quieren hacer ver ante el imaginario colectivo, que es producto de la ley de la oferta y la demanda, pues también se sabe que la misma mafia que controla el contrabando es la misma que controla las casas de cambio-, afirmó.

“Complacencia de alto gobierno colombiano”


Miembros del Polo Patriótico forman el “frente por la defensa del Bolívar”. (Foto/Gustavo Delgado)

Señaló que: “eso está comprobado, así como es evidente la complicidad del alto gobierno colombiano con estos señores y la influencia que estos tuvieron en la última campaña electoral de Manuel Santos; este grupo, cuya actividad consiste en cada día devaluar el bolívar para aumentar el poder adquisitivo de sus pesos colombianos, y poder comprar más cantidad y al más bajo precio las mercancías que entran a Cúcuta por vía de contrabando, representando esto su principal interés económico, y de esto existe suficiente información”.

Resalta Guevara el interés político que buscan los responsables del portal del Dolartoday,” pues también ya están identificados y se trata del prófugo Eligio Cedeño y su combo, representado por un sector de la oposición venezolana con influencia en Miami-Florida”.

Es necesario recordar que esta situación tiene sus inicios en el gobierno de Andrés Pastrana, pero empieza a notarse desde el gobierno del expresidente Álvaro Uribe Vélez, y ahora con más intensidad en el gobierno de Santos. Recordemos también las instalaciones de las bases militares estadounidenses en el vecino país, igualmente los distintos impases diplomáticos entre Uribe y Chávez, al punto que una vez Uribe, fuera de la presidencia, admite públicamente que sólo le faltó tiempo para invadir militarmente a Venezuela. Estos, entre otros elementos, como su vinculación con el caso de Lorent Saleh, son indicios suficientes para calificar a Uribe como un enemigo declarado de la paz en Venezuela y aliado de los sectores más radicales de la oposición venezolana, pues siempre actuó en contra de los intereses de Venezuela y principalmente en contra del gobierno de Hugo Chávez y ahora Nicolás Maduro-, acotó.

Recordó por qué el gobierno de Colombia guarda absoluto silencio y complacencia de todas las actividades que se realizan en la frontera, “como lo son venta al público de todo tipo de contrabando de extracción de Venezuela hacia Colombia y, por supuesto, la distorsión cambiaria que afecta a gran parte de su propia población, como expresa en el alto índice de desempleo, baja considerable del turismo y quiebra del aparato productivo del Norte de Santander”.

El gobierno de Colombia ha venido ejecutando un plan de largo plazo y manera silenciosa en contra de la economía venezolana, esto lo podemos apreciar principalmente en la estimulación del contrabando por parte del gobierno de Colombia, empezando por legalizar las cooperativas de pimpineros en Cúcuta, es decir, legalizar el contrabando de gasolina venezolana, retirar las sedes del Banco de la República de Colombia de la frontera, dejando operar a su libre albedrío a las casas de cambio controladas por las mismas mafias del contrabando, configurándose la siguiente fórmula: Incentivo al contrabando masivo de todo lo que se pueda, y con ello generar escasez de productos y principalmente de alimentación, generando una fuente de dinero fácil muy lucrativa, y tan atractiva que ha provocado una descomposición social que se expresa en deserción en las escuelas, liceos y centros universitarios de jóvenes para dedicarse a esta actividad, así como lo han hecho trabajadoras domésticas, trabajadores agrícolas, taxistas, docentes, obreros y profesionales en general, que han optado por esta actividad ilícita para mejorar sustancialmente su ingreso personal, constituyendo un abandono y degeneración del trabajo honesto, honrado y productivo.

•Escasez que estimula las colas en supermercados, estaciones de servicio, provocando la aparición de una nueva economía informal con una alta especulación.

•Especulación que nos lleva directamente a la inflación, todos los comerciantes hacen un esfuerzo diario por colombianizar los precios de los bienes y servicios de consumo masivo, logrando un aumento desproporcionado del precio de todos los productos.

•Inflación que sin duda alguna genera una crisis económica que impacta a todos los sectores de la sociedad, sin distingo de colores políticos, pero principalmente los sectores más desposeídos económicamente.

•Crisis económica cuyo fin es el descontento social a todo lo largo y ancho del país.

•Descontento social que busca el desgaste político del gobierno del presidente Nicolás Maduro y la revolución bolivariana.

•Desgaste político y descontento social, para crear condiciones objetivas para posibles derrotas electorales de la revolución o, en su defecto, un golpe de Estado.

•Golpe de Estado que significaría la derrota de la revolución bolivariana en Venezuela y consecuentemente a nivel de Latinoamérica.

•Derrota de la revolución bolivariana que implicaría la instauración de un régimen que le garantice a los Estados Unidos suministro de petróleo a muy bajo precio, eliminando con ello la inversión de todas las misiones y las reivindicaciones sociales que hasta ahora se han alcanzado, vale decir la eliminación de la salud y educación pública, las pensiones de vejez, financiamiento de proyectos productivos, programas sociales como Mercal, Pdval, Misión Vivienda, entre otros.

BCV y BRC unidos


Juan Carlos Guevara dijo que el Gobierno debe actuar urgentemente.

Para el dirigente de PPT resulta inaceptable que el Banco de la República de Colombia y el Banco Central de Venezuela establezcan una tasa promedio oficial de 200 pesos colombianos por cada bolívar, y en Cúcuta hoy tan solo pagan 8.5 pesos por cada bolívar, “es decir que :1 Bs= 200 pesos (en promedio) colombianos”.

En Cúcuta las casas de cambio manejan para la fecha la siguiente tasa: 1 Bs=8.5 pesos colombianos. Vale la pena señalar de manera autocrítica que las casas de cambio que operan en San Antonio y en Ureña también se plegaron a estas mismas políticas que establecen los cambistas de Cúcuta. Ante ello decimos que las autoridades del Banco Central de Venezuela le deben una buena explicación al presidente Nicolás Maduro y a todos los venezolanos sobre el por qué permite esta distorsión, que afecta, no solo al cambio del bolívar con relación al peso colombiano, sino también a los distintos sistemas de asignación de divisas que el Gobierno ha establecido para tratar de controlar este saboteo económico del Dolartoday. (Augusto Medina)