lunes, 11 de mayo de 2015

GPP ASUME PROPUESTA DEL PPT EN TACHIRA "CASAS DE CAMBIO EN LA FRONTERA"


Política
“Debe el Estado establecer casas de cambio oficiales para combatir distorsión de la moneda en la frontera”
Publicado el Lunes 11 mayo, 2015


Diputado Carlos Julio Guerrero. (Foto/Tulia Buriticá)

“La principal medida que debe asumir el Estado venezolano para combatir la distorsión del valor del bolívar frente al peso es establecer casas de cambio oficiales en la frontera (del lado venezolano), permisadas por el BCV, donde se manejen los valores oficiales establecidos por los Bancos Centrales de ambas naciones”, opinó el diputado de la Unidad Popular Venezolana (UPB) Carlos Julio Guerrero.

Ante el incremento del contrabando de extracción de alimentos, medicamentos, materiales de construcción e hidrocarburos, explicó Guerrero que: “Hemos hecho análisis con expertos y economistas sobre esta situación y hemos determinado que al Estado venezolano le corresponde tomar algunas medidas que le permitan mantener el control del flujo de la divisa, tanto venezolana como colombiana, siendo que el bolívar se encuentra en desamparo ante las mafias económicas del país vecino, que desconocen los valores oficiales de ambas monedas”, expuso.

Comentó que: “Estas mafias han dado un subvalor a nuestro signo monetario, situándolo en valores que no se corresponden con la realidad; por lo tanto el Estado debe entender que el contrabando es una consecuencia de una dificultad en el área económica, y debe emprender acciones para impedir que se siga afectando a la población en general”.

Es necesario atacar a esas mafias colombianas que fijan el valor del cambio entre el peso y bolívar, según su conveniencia, y eso es parte de la guerra económica. Por eso, debemos entender que los controles que podamos aplicar para acabar con el flagelo del contrabando no serán suficientes, porque es sumamente rentable y atractivo este delito, pero tenemos que empezar a rescatar el verdadero valor del bolívar, hay que conducir el destino de la economía fronteriza con un sistema de control— expuso.

De esta manera, indicó que: “Los márgenes de ganancias que producirían este negocio ilegal serían menores y no tan rentables”.

¿Han sido permisivos ambos gobiernos con el accionar de estas mafias, pues siempre se ha dicho pero nadie actúa? — Creo que no ha existido suficiente interés por parte del gobierno colombiano en asumir una medida que permita restablecer el orden económico. Hace unos años el gobierno neogranadino asumió el compromiso de contribuir a acabar con el contrabando, pero nada ha hecho al respecto. Ambos cancilleres reunidos han hecho acuerdos, que del otro lado siguen sin cumplirse; evaluamos a profundidad y el principal beneficiado es el gobierno colombiano, pues se desprende de responsabilidades que le competen en cuanto al suministro de alimentos, combustible y materiales de construcción refirió.