viernes, 10 de julio de 2015

“Detrás del aumento de bombas Safec puede haber un evento desestabilizador”

Juan Carlos Guevara, secretario general del PPT en el Táchira y candidato a la Asamblea Nacional por voto lista. (Foto/Gustavo Delgado)

Juan Carlos Guevara, secretario general del PPT en el Táchira y candidato a la Asamblea Nacional por voto lista. (Foto/Gustavo Delgado)

“Apoyamos las ampliaciones del sistema del Servicio de Abastecimiento Fronterizo Especial de Combustible (Safec) pues constituyen un golpe certero a los pimpineros de Cúcuta y a los militares corruptos que se encuentran destacados en el área fronteriza. Sin embargo, sospechamos que detrás de esta medida que debió planificarse y prever las consecuencias, es decir, la migración de vehículos a las bombas de la zona metropolitana, pudiera haber un intento de avivar eventos desestabilizadores en San Cristóbal, ante el colapso de las colas”, manifestó Juan Carlos Guevara, secretario general del PPT en el Táchira y candidato a la Asamblea Nacional por voto lista.

Guevara señaló que, según información que maneja su organización, el gerente nacional de la Unidad de Prevención y Control de Pérdidas de Pdvsa, Carlos Ortega, es el responsable de la apertura de las estaciones Safec, “que las aprobamos y pedimos que se multipliquen para hacerle frente al contrabando, pero este funcionario debió prever otras acciones paralelamente, como prever a dónde surtirían los conductores de vehículos nacionales que antes lo hacían en las bombas que se convirtieron en internacionales”.

“La omisión de estos planes de previsión, son motivos suficientes para que sea destituido este funcionario, porque nos hace pensar que no sabe de gerencia o forma parte de un plan de desestabilización, dado que el colapso en las bombas es caldo de cultivo para que vuelvan a instalar las guarimbas en San Cristóbal y otros municipios”, enfatizó.


Solicitó el candidato a diputado el incremento de las cuotas de abastecimiento en cada estación de servicio del Táchira, así como la ampliación del horario del suministro, incluso las 24 horas, porque “estamos en presencia de un asunto de seguridad de Estado; todas las instituciones deben avocarse a responder y solventar esta situación”.

Hizo Guevara un llamado de alerta a la población y emplazó a las autoridades militares a “vigilar las estaciones de servicio para evitar que haya sabotaje, porque hemos observado establecimientos donde opera una sola isla, por ejemplo, y no se les garantiza seguridad personal a los usuarios”.

Según Guevara “a pocos días de vigencia de estas nuevas estaciones de servicios internacionales, sus efectos han sido contundentes; se observa una baja estrepitosa en los precios de la pimpina de gasolina en Cúcuta, de 35 mil pesos para la venta ha bajado a un promedio de 14 mil”.


Lo anterior, indicó, “se traduce en que las ganancias que quedaban en manos de los pimpineros y militares torcidos ahora le están entrando al Estado venezolano, es decir, al pueblo”.

Refirió que: “En el PPT somos partidarios de construir en el breve plazo el mayor número posible estaciones internacionales, principalmente en los municipios más cercanos a la frontera para aprovechar ese mercado potencial que existe del otro lado, convirtiéndolo en beneficios para el erario público, sin que sea necesario seguir suprimiendo las estaciones nacionales”.

Además, opinó que en el caso de la frontera con Colombia, “el cobro de combustible debe efectuarse en pesos, pues es la moneda que ellos portan cotidianamente, pero con base en la tasa oficial de los bancos centrales, es decir, un promedio de 200 pesos por cada bolívar”.

—Esto representaría una fuente importante de ingresos de divisas colombiana que luego serían incorporadas a las nuevas casas de cambio con el valor justo del bolívar frente al peso colombiano, acción que golpearía mortalmente al flagelo del contrabando pues se trata de imponer en la frontera la tasa oficial de ambas monedas y no la que atribuyan mafias—, propuso. (LZ)