miércoles, 19 de mayo de 2010

"La falta de ética provocó la separación entre PPT y PSUV"


17-05-2010.- "Esta revolución se parece más a los errores del siglo XX que a las aspiraciones del siglo XXI", considera Uzcátegui. Además asegura que "hay una estrategia entre el Gobierno y la oposición para mantener una falsa polarización".

Palabras bonitas no hay para el proyecto revolucionario del presidente Chávez y menos para su partido. No de parte de Rafael Uzcátegui, hombre de izquierda de toda la vida y una de las figuras principales del PPT. Mesiánico, autoritario y que niega la construcción colectiva son adjetivos de los que se vale el veterano dirigente para explicar cómo la revolución dejó de ser socialista para devenir en un proyecto estalinista que carga con todos los errores que desintegraron a la URSS. Uzcátegui buscará una curul encabezando la lista del partido azul por el estado Lara y propone al PPT como la alternativa para despolarizar a un país que percibe dividido.

-El PPT sigue siendo un partido chavista?
-Sigue siendo socialista, revolucionario y humanista. También es un referente y su debate sigue identificándose con los cambios en el mundo, en América Latina y, por supuesto, con los cambios en Venezuela. Eso nos diferencia del chavismo que de alguna manera se ha transformado en un proyecto autoritario, mesiánico y que niega la construcción colectiva y el protagonismo, que estimula la abstención y que ha concretado una especie de nuevo pacto de Punto Fijo. Lo vemos en leyes como la Ley Electoral y el silencio que hay alrededor de esa ley y en ignorar la iniciativa del PPT con la propuesta del financiamiento de la política como hecho democratizador. Hay una estrategia entre el Gobierno y la oposición para mantener una falsa polarización.


-¿Por qué se tardó tanto el PPT en darse cuenta de las fallas que ahora ve en el gobierno y en Chávez?
-La lectura es equivocada porque han sido 11 años de diferencias porque en el 2000 no lo apoyamos. Nos reencontramos en 2002 cuando advertimos que se había fraguado una conspiración. Istúriz, que era del PPT, llega a ser ministro en enero 2002 y María Cristina (Iglesias) también. Nos preparamos en el PPT para defender la Constitución y nos unimos, pero siempre hemos señalado las diferencias con el Gobierno.

-Pero respaldaron muchos puntos de la reforma y luego la enmienda...
-Nosotros hicimos señalamientos. Tampoco queríamos hacerle el juego a la oposición. Desde el Gobierno y del PSUV trataban de arrinconarnos, como hicieron con Podemos, en la oposición. Por eso actuamos cautelosamente y con mucho cuidado y esperamos los tiempos que nos correspondía esperar para evitar que nos metieran en el chinchorro de la oposición. Nosotros rompimos con la enmienda cuando señalamos que era para todos los cargos la elección popular y no solo para el Presidente. Eso no se ve porque a los sectores de oposición el antichavismo los cegó de tal manera que no vieron nuestras diferencias y contradicciones.

-¿Qué fue lo que provocó esta ruptura, que es la más contundente que han tenido con el Presidente y con el PSUV?
-El PSUV impide que los alcaldes y los gobernadores tengan protagonismo y como se habla de un líder único no puede haber otras referencias. Esto se parece más a los errores del siglo XX que a las aspiraciones del socialismo en el siglo XXI. La falta de ética nos tocó profundamente porque la causa del socialismo la puede convertir en una causa impopular. Eso nos preocupa. La separación se da por la falta de ética. Nosotros tenemos las manos limpias y una conducta que corresponde a los principios y la ética del socialismo. Por ejemplo, los diputados se dedicaban más, por decisión política, a proteger al Gobierno que a enfrentar casos de corrupción. Nuestras diferencias eran coyunturales y ahora las diferencias son muy firmes y tienen que ver con los principios.
Además, hay una diferencia profunda en los que creemos que el socialismo es la fase superior de la democracia y los que reivindican añoranzas estalinistas y del viejo socialismo con la carga de los errores que los llevó, en el caso de la URSS, a la liquidación de un proyecto tan trascendente y de aportes como la revolución rusa.

-Por qué el pesuvista Francisco Ameliach dice ahora que Albornoz quería reconocer a Carmona Estanga en 2002?
-Eso es una mentira de Ameliach porque esa reunión de la que habló se produjo en un apartamento en la avenida Panteón a las 7: 30 a.m. del 12 de abril de 2002. Allí estuvimos Xiomara Lucena, María Cristina Iglesias, Gustavo Hernández, Edgar Mata, José Albornoz y Francisco Ameliach. Allí hubo un debate donde hubo distintas posiciones y nadie pensó que había que reconocer a Carmona Estanga. Todos coincidimos en que era un golpe, pero diferíamos en qué hacer. María Cristina decía que nos fuéramos a Fuerte Tiuna, Albornoz propuso informarnos más de lo que estaba ocurriendo, Aristóbulo, cuando se decía que había sido asesinado el Presidente, propuso denuncias en los medios y el que no opinó allí fue Francisco Ameliach. Todos aspirábamos, por su formación militar, que dijera algo. En ese momento los militares fuimos nosotros. No dijo ni pío y decidimos que fuera a la AN a seguir denunciando el golpe. Ameliach miente.

-¿Por qué miente?
-Porque eso indica que hay un plan y lo comenzó Ameliach. El plan es para descalificar al PPT después de casi 8 años, cuando ellos saben y reconocen nuestro papel. Se ha pretendido incluso borrarnos de las imágenes de lo que ocurrió. En los videos presentados por el aparataje mediático del Gobierno no aparecieron las imágenes donde estábamos a las puertas de Miraflores, así como cuando borraron a Trotsky.

-¿Qué propone el PPT para la AN?
-El único partido que ha llamado abiertamente a sectores extrapartido y los ha sumado consensualmente ha sido el PPT. Proponemos mucha gente independiente. Hemos considerado la diversidad del socialismo y los candidatos que proponemos tienen una visión no burocrática del socialismo.
Sara Carolina Díaz
EL UNIVERSAL