viernes, 11 de marzo de 2011

Capitán de la GN fue expulsado por denunciar irregularidades

El funcionario fue dado de baja hace cuatro semanas. Advirtió que la fidelidad a la revolución ha deteriorado la imagen de la Fuerza Armada


El capitán de la Guardia Nacional en situación de retiro Juan Carlos Nieto Quintero consignó ayer un escrito en la Comisión de Defensa de la Asamblea Nacional, en el que pide a esa instancia que investigue una serie de denuncias relacionadas con el desvío de objetivos y principios de la Fuerza Armada Nacional y que en su opinión fueron el motivo de su expulsión hace cuatro semanas.
Nieto señaló que desde 2009 ha expresado a sus superiores a través de los mecanismos regulares del cuerpo castrense su preocupación por la introducción de mensajes políticos en los cuarteles, pero que no ha recibido una respuesta institucional. "He sido perseguido y humillado; fui detenido durante cuatro meses sin explicación alguna y ahora me expulsan".
Cinco perlas.
En la carta, di- rigida al presidente de la instancia parlamentaria, Rafael Gil Barrios (PSUV-Bolívar), Nieto Quintero enumera los cinco cuestionamientos que presentó ante sus superiores y que a su juicio han sumergido a la FAN en "un proceso de desmoralización, ideologización, partidización e indisciplina que conllevará a una crisis profunda".
En primer lugar, advirtió sobre la "evidente utilización de consignas y mensajes político-partidistas en las unidades operativas", lo cual es contrario a la Constitución, a la Ley Orgánica de la FAN y a los reglamentos que establecen el carácter apolítico y no partidista de la GN.
Denunció el debilitamiento de la institucionalidad militar. "Los valores y principios de meritocracia, obediencia, respeto, disciplina y subordinación han sido sustituidos por la fidelidad a una `revolución' que sólo ha traído deterioro al país y al liderazgo que por muchos años tuvo nuestra FAN ante el pueblo".
En tercer lugar, rechazó la convalidación que el alto mando militar dio con su presencia a un acto en memoria de Manuel Marulanda, en 2009, cuando se develó un busto del guerrillero en Caracas.
"Es un irrespeto a la memoria de nuestros soldados y civiles muertos en ataques de la guerrilla colombiana".
Asimismo, el capitán Nieto Quintero rechazó la arenga ideológico-partidista que altos oficiales expresan a sus subalternos: "Pareciera que hay una competencia entre quién es más revolucionario, con el único interés de lograr protagonismo y poder".
Por último, el militar de carrera se quejó por la deficiente dotación y presupuesto con que cuentan las unidades operativas. "Mientras el Estado destina cuantiosos recursos en ayudas financieras a otros países, nuestras tropas carecen de uniformes, calzados, salarios justos y viáticos".
No es el único. Nieto Quintero relató que en febrero de 2009 fue detenido en Apure, puesto a la orden de la Comandancia General de la GN y liberado en junio de ese año, sin explicación sobre los motivos de la privación de su libertad.
"Solicité una entrevista con el comandante general pero fue infructuoso. No recibí ningún tipo de explicación, solidaridad o asesoría legal por parte de mi comando natural en función de los atropellos y persecución de los que fui víctima". Dijo hablar en nombre de "muchos otros efectivos" que son amedrentados, a quienes se les retardan sus ascensos y son trasladados a lugares inhóspitos.
Enfatizó que ha acudido a los canales regulares e intentado recibir una respuesta institucional, pero ante su expulsión decidió hacer públicos los hechos. En la resolución que dictó su baja se alegaron motivos disciplinarios.
"Se me acusa de haber utilizado términos y expresiones inadecuadas, y de inmiscuirme en decisiones del poder nacional, pero en realidad lo que hice fue enviar de manera respetuosa, y de acuerdo con la ley, un oficio explicativo al comandante general de la Guardia Nacional, en el que manifestaba mi preocupación".
Presentó un recurso de reconsideración de su caso ante el ministro de la Defensa, Carlos Mata, y espera de una respuesta.