miércoles, 24 de agosto de 2011

Mujeres entre la V República y el 6º Poder

de Andrea Tavares, el miércoles, 24 de agosto de 2011, 15:53
Andrea Tavares
Por Andrea Tavares Biscaya *

Nunca me he caracterizado por ser una feminista a ultranza, pero como revolucionaria he procurado hacer, parafraseando a Ernesto Guevara “de la lucha contra cualquier injusticia mi causa más preciada” y como es sabido por todos, las mujeres hemos tenido que superar a lo largo de la historia los atropellos, arbitrariedades e injusticias, producto de la discriminación de género, cuyos resabios aún pueden apreciarse en la sociedad.

Entendiendo que la defensa del género es un compromiso de hombres y mujeres humanistas, no podemos menos que rechazar de manera contundente, las agresiones que se expresen física, sicológica o verbalmente contra ninguna mujer en ninguna parte del mundo.
La defensa del género no debe tener color político, es a todas luces incoherente luchar contra la discriminación del género, mientras se expresa la discriminación política, que es otra de las aberraciones de la humanidad y degenera en el fascismo. Es por ello que, si bien rechazamos las expresiones o metáforas que denigran a altas funcionarias del gobierno, también es cierto que  rechazamos agresiones similares contra importantes dirigentes de la oposición, a través de los medios de comunicación del estado, haciendo uso del espectro radioeléctrico que es patrimonio de todos y todas los venezolanos y venezolanas y, particularmente desde un programa televisivo, que ya ha dado suficientes muestras de vilipendiar y someter al escarnio público a muchas mujeres, demostrando el rasgo fascistoide de este gobierno.

Considero que la privación de libertad de la Directora de este Semanario es una arbitrariedad, que se suma a las tantas ya cometidas, se ha perdido el justo equilibrio en la administración de justicia, se viola el debido proceso, pero además se deja en evidencia el abuso de poder, al no ejecutarse la misma sanción contra quienes ofenden de viva voz a otros ciudadanos del país, por el simple hecho de pensar distinto, sin derecho a réplica, sin posibilidades de acudir a los organismos que salvaguarden los derechos y garantías consagrados en la Constitución.

Particularmente, tengo profundas diferencias ideológicas tanto con las funcionarias de gobierno que fueron aludidas en el artículo mencionado; como con aquellas que forman parte de algunos factores de la oposición política venezolana que igualmente han sido ofendidas e injuriadas; lo que no tengo es duda sobre el respeto a la democracia, a la posibilidad de debatir la diferencias con apego a la ética, a los principios humanistas, a la conciencia de género, a la Constitución y a las Leyes.

El momento es propicio para plantearnos una reflexión profunda sobre el esquema de la polarización que tanto daño le está haciendo al país, ese esquema que impide la objetividad política, que coloca unas gríngolas a la razón y que nos llevará a una confrontación innecesaria entre compatriotas, ese esquema que se inspira y se nutre de una lógica de violencia y sordera, ese falso dilema que arrastra a nuestro país por un abismo.

*Dirigente del partido Patria Para Todos (PPT), Concejala del Municipio Libertador de Caracas.