lunes, 4 de febrero de 2013

“HACIA LA CONSTITUYENTE MUNICIPAL” CONCEJO MUNICIPAL UNIDAD PRIMARIA DE LA NACION

El Concejo Municipal como Instancia del Poder Público, es un referente histórico, que se encuadra dentro de las estructuras del Poder Español Colonial, esta instancia transciende el proceso independentista y se proyecta en lo sucesivo en la Institucionalidad Republicana post independentista y particularmente en la configuración de la Democrática punto-fijista, desde luego, se concibe con rango constitucional y legal por cuanto representa el núcleo fundamental, a partir de allí se estructuren una serie de parámetros legales que conciben la funcionalidad y la operatividad de esta instancia del Poder Público, obviamente dichas instituciones van a proyectar un cerco operativo y dispositivo legal que hace conjugar el esfuerzo del municipio como un ente monolítico, visión expresada en la vieja Ley Orgánica de Régimen Municipal, lo cual hace expresiva la dinámica institucional sin introyectar los criterios de participación, democratización y amplitud, en la toma de decisiones, en definitiva se convierten en expresiones de poder que responden a los lineamientos del status que por lo cual se hace necesario una transformación de estas Instancias. 

Las transformaciones revolucionarios sobrevenida con la llegada del Presidente Chávez al Poder, y generada fundamentalmente con el proceso constituyente trae consigo la elaboración de un nuevo texto constitucional, norma jurídica suprema que concibe la refundación del Estado venezolano, a partir de allí se genera el nacimiento de un nuevo estamento jurídico y una nueva concepción de la democracia sustentada en la participación y el Protagonismo del Pueblo, desde luego, el nuevo andamiaje jurídico trae consigo la promulgación de un conjunto de leyes Revolucionarias que van a servir de base a la transformación del estado entre ellas la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, norma que divide el Poder Público Municipal, en varias ramas,. Rama Ejecutiva – Legislativa (Concejo Municipal) Contralor y Planificadores, esta divisiòn formule una serie de funciones y responsabilidades inherentes a la estructura y naturaleza de cada instancia, ahora bien, desde la perspectiva revolucionaria se prefiguro una estructura del poder Municipal que permitiera viabilizar la concreción del protagonismo y la participación del pueblo como expresión constitucional, aspecto que se refleja en las consultas populares y el carácter vinculante de las decisiones asamblearias, puntualmente establecida en el capitulo II. De la Ley Orgánica del Poder Público sobre lo medios de participación.

Pensar en los medios de participación establecidos en la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, es concebir un espacio para la democratización de las decisiones, es percibir el ejercicio de la soberanía en su plenitud, sin embargo, la realidad nos demuestra ciertas ambigüedades o contradicciones por ejemplo ante la eventualidad natural de situaciones sobrevenidas en los espacios comunitarios por el conjunto de necesidades que se presentan, activen este mecanismo, como serio. Los cabildos abiertos o Asambleas de ciudadanos, desde nuestras experiencias, ha implicado involucrar a un conjunto de instituciones para darle respuesta a la diversidad de planteamientos presentados por los ciudadanos (as), no obstante estos planteamientos son solo oídos mas no escuchados, se estacionen en la retórica institucional establecida desde la burocracia del poder constituido, negando toda respuesta o con su defecto posponiéndoles reiteradamente y claudicando de esta forma el espíritu de participación y el protagonismo del pueblo a través de estos espacios de participación. De ahí que prevalezca la vieja concepción de la vieja institucionalidad, burguesa.

Desde nuestra percepción apreciamos también un elevado incremento de las necesidades comunitarios, entre ellos, agua potable, electricidad, aseo urbano, inseguridad, consolidación de sectores populares (asfaltado, aceras, cunetas), escuelas etc, mas ella del esfuerzo y la intención promovida desde el gobierno central de invertir cuantiosas sumas expresadas en presupuestos otorgado por vía del Consejo Federal de gobierno es insuficiente para la resolución de estos problemas, puestos que no existe un nivel de coordinación y control que haga mas eficiente y productiva la inversión, en tal sentido, la disparidad inversora se produce por la falta de planificación interinstitucional que prevea la orientación lógica de la inversión y en consecuencia una mayor eficiencia. La actuación de los entes gubernamentales (Nacional – Regional- Local, se compara como organización a un cajón de herramientas y según como se vayan presentando los cosas serán utilizando unas u otras piezas, en este caso, se asume la inversión dependiendo de la urgencia o de la presión social que se ejerza. Por lo tanto no existe la configuración de un presupuesto verdaderamente articulado con las instancias gubernamentales, ni mucho menos participativo, esto se reduce a una nueva retórica discursiva que se sustenta en lo mediático, a lo sumo la participación, se reduce a los entornos de los Consejos Comunales bajo control del PSUV, o del Alcalde o Alcaldesa. En definitiva la cultura del control se impone o secuestra los espacios de participación y por ende la soberanía popular, en esta situación nos topamos con un lugar incomodo, los espacios institucionales (poder constituido), lo deseamos o no, existen y de hecho allí se toman decisiones que afectan la posibilidad de ampliar la conciencia gubernamental del pueblo por ende del poder popular.

Otra aproximación para el análisis del Concejo Municipal de hoy esta expresada en su capacidad de producción legislativa, siendo esta una de sus atribuciones fundamentales se hace un esfuerzo encomiable en la promulgación de instrumentos jurídicos (ordenanzas) acopladas al nuevo andamiaje jurídico nacional (Ley Orgánica de Contraria social, ley orgánica del poder popular, ley orgánica de Planificación Pública y Popular, ley Orgánica de los Consejos Comunales, Ley orgánica e las Comunas y del sistema económico comunal), sin ninguna o escaza relación con la producción legislativa regional, generándose desde luego un vacio de coordinación legislativa entre ambas instituciones a ello le sumamos la inaplicabilidad de los instrumentos legales en el plano local, la autoridad administrativa sea de competencia nacional, regional o local asumen con ignorancia genuina el status jurídico normativo del municipio, aplicando solo con rigurosidad las normas de carácter tributaria, ya sabemos las razones, la capacidad devoradora del ente administrativo. Esbozo un caso particular en esta área, la Ordenanza del plan de desarrollo Urbano Local (PDUL), ignorada, en su totalidad por la autoridad administrativa y sus entes, generando en consecuencia la desarticulación de los espacios con sus respectivas vocaciones naturales y a su vez produciendo una gran anarquía que hace ingobernable los espacios públicos del municipio, desde esta perspectiva el avance de la revolución en el Municipio, se ve trastocada cada por la falta de una visión transformadora del Estado desde los cimientos municipales como unidad política primaria de la organización nacional, lo que genera un aislamiento perverso de caso a la construcción del poder popular y particularmente del Estado Comunal. Más allá de los esfuerzos e intenciones aisladas desde seno del Concejo Municipal por promover y constituir, las comunas como instancia para darle paso a la conformación del estado Comunal, previo a ello el proceso de formación de una conciencia y cultura política en consonancia con este proyecto – No existe voluntad política colectiva desde el legislativo, ni administrativa del ejecutivo que formalice en la praxis en la acción la necesidad histórica y política de construir y fortalecer los cimientos del estado Comunal y en consecuencia. El Socialismo. Reseñemos la siguiente apreciación formulada por el centro gumillas a través de un estudio. “Los Consejos Comunales, podrían asumir serias responsabilidades que les corresponden a las autoridades, que hasta ahora han mostrado una marcada ineficiencia para resolver problemas comunales”. Desde esta expresión se concentraría lo establecido en el artículo 277-278-279-280-281, de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, es la invocación consustanciada con la verdadera amplitud de la conciencia gubernamental del pueblo, sin embargo la conciencia del viejo estado burgués se antepone a este mandato legal y frenan las formas de mando horizontal que le permiten al pueblo disfrutar de sus acuerdos y de su cohesión. En realidad desde las Alcaldías, se priva de la posibilidad que el pueblo hecho gobierno, con sus niveles de conciencia asuma responsabilidades gestionarías directamente, en ello como Concejo Municipal aproximamos una experiencia como prueba piloto en una de las parroquias menos extensa en nuestro municipio (Sta. Teresa) para hacer un ejercicio de transferencia de servicios, en este caso la recolección de basura, esto fue ignorado por la autoridad administrativa (Alcalde) e igualmente se han hecho otros esfuerzos para la distribución del intento. En este sentido, las actuaciones burguesas, expresadas por el poder constituido niega lo expresado por mezuras cito. “De seguro el debilitamiento gradual del estado resulta inconcebible sin una progresiva reducción y simplificación de sus tareas y su transferencia al cuerpo social que se opera y se gobierna a si mismo”. Se trata de crear una nueva cultura política que apueste a la conformación de un nuevo Estado no para acumular el poder, sino para traspasarlo a la sociedad, a los Consejos Comunales, en concreto a las comunas y su autogobierno, se trata de repòlitizar la sociedad de cara a la refundación del Estado, un Estado que en vez de sustituir a la sociedad en la resolución de los problemas que tiene, la convoque, lo vuelva participe de ellos. Un Estado que puede servir para expandir la transformación social y para continuar construyendo el poder popular. En nuestro escenario se pretende aprovechar a medias las posibilidades legales y niegan la oportunidad de asumir un compromiso, lo evaden y se ocultan en un doble discurso, que alimenta la irreverencia del pueblo.

Por último, resaltamos que el Concejo Municipal, se matiza como una isla en medio de un archipiélago, constituidos por todos los escenarios emergidos desde la nueva ingeniería jurídica que ha dado paso al nacimiento del poder popular, se ha producido un aislamiento operativo en la búsqueda de respuestas dado que prescinde de las instituciones gubernamentales para ello, con los cuales no guarda una interrelación valida y confiable para la resolución de problemas comunitarios, aunado a la ineficiencia e incapacidad que demuestran dichas instituciones, a la premisa del aislamiento se le suma la falta de comunicación permanente con el ejecutivo que solo transite esta posibilidad para la solicitud de recursos. En definitiva, en el marco de estas contradicciones debe reinventarse la institucionalidad municipal de lo contrario sucumbirá como instancia de vocería popular y democrática, es necesario readecuar su enfoque en atención a los requerimientos de la refundación del estado y de la constitución del Poder Popular y del Estado Comunal como tránsito fundamental para la constitución y consolidación del socialismo, cierro reseñando a “Edwar Thompson, “ocupar territorio que sean, sin concesiones, nuestros, lugares donde nadie trabaje para que le concedan títulos o cátedras, sino para la transformación de la sociedad, lugares donde se dura la critica y la autocritica, pero también de ayuda mutua e intercambios de conocimiento teóricos y práctico, lugares que prefiguren en ciertos modo la sociedad del futuro”. Asumamos el compromiso bien vale la pena.

Wuilian Montaño Equipo Político Sucre