viernes, 9 de septiembre de 2011

MANIPULACION ELECTORAL

viernes 9 de septiembre de 2011MANIPULACION AL PUEBLO
El mandatario nacional aprovecha usar LA LÁSTIMA que crea con su discurso de que el golpista tiene cáncer para que automáticamente afianzar sus seguidores leales que estaban decepcionados por las fallas eléctricas, el colapso del metro, todos los huecos a nivel nacional, los malandros, muertes e inseguridad nacional, su traición al deportar al comunista de la Anncol , todo se olvidaba con "pobre, esta enfermo, pobrecito, no tiene la culpa"
Con la LÁSTIMA Y ENFERMEDAD quitarse de todas las responsabilidades del caos habitacional, eléctrico y de seguridad etc., en Venezuela

-Afianzar el voto duro de los leales, atraer a los NINI, atraer voto de opositores por lástima, crear compasión en la oposición para que baje el ataque y darle un respiro para organizarse políticamente.
Quién le va a creer a un tipo que tiene 12 años mintiéndole a Venezuela?, Cuando agarró el crucifijo el 13 de Abril y llamó a la paz y reconciliación; lo hizo? NO,

Cuando llamó a la oposición mierda y a su victoria de mierda que pasó? nada...
Es un arrogante, vengativo lleno de ira al que no le tiembla la mano para arrasar a sus enemigos, porque eso somos los Venezolanos, enemigos de un cerdo que tomó el poder hace 12 años, que mató gente en un frustrado golpe de estado y que se alió con cuanto malandro internacional y con los nacionales, para buscar protección, crear zozobra, y atacar al mismo tiempo a sus semejantes .Chávez no va a cambiar, eso es mentira, no lo ha hecho nunca, siempre ha sido un comunista lleno de odio y resentimiento que hasta el final buscará dividir, agredir y destruir a Venezuela y todo lo que está a su alrededor,
porque los que se han beneficiado con sus sobornos de quintas, apartamentos, aviones, contratos, licitaciones, miles y millones de dólares, para ellos si, Chavez es un Dios es el que los sacó de la pobreza y les dió la vida de millonarios que tienen ahora,

Ellos son y no están todos: los incondicionales Diosdado Cabello (el mas corrupto), el psiquiatra Jorge Rodriguez (otro corrupto mas), Cilia Flores, Nicolas Maduro, Tibisay Lucena (presidenta del CNE), Elias Jaua, Aristóbulo Istúriz, Rafael Ramirez, Gral Rangel Silva, Gral Mata figueroa, etc y demás millonarios en dólares de la roboilusión, para ellos por supuesto que Chavez es lo mejor del mundo, ya que es quien les hizo posible tener cuentas con millones de dólares $$$


Luego están los que recibieron créditos que nunca pagaran, pocos si lo harán, o casas gratis, carros y menudencias para el gobierno, ellos también agradecidos estarán pero un país no se levanta con limosnas ni con mentalidad de flojos mantenidos, la conciencia se puede comprar, pero el país se destruirá mas.
En Venezuela rige una dictadura. No de otra manera se puede denominar el proceso por medio del cual Hugo Chávez Frías se hizo otorgar plenos poderes para gobernar por decreto durante 18 meses. La Asamblea de Diputados, en manos del partido chavista (PSUV), le concedió la llamada “ley habilitante” en una aparente movida democrática y legítima bajo el fin supuesto de tomar medidas de emergencia para enfrentar el desastre causado por las inundaciones. El chavismo pretende hacerle creer al pueblo venezolano y a la opinión internacional un cuento que se cae por su propio peso, pues es evidente que lo que se requiere para resolver los problemas causados por las inundaciones, mucho menos graves que las de Colombia, es un equipo gerencial capaz de planear y ejecutar las medidas redentoras. Hasta el más ingenuo de los analistas, que no faltan en los medios, intuye que lo que Chávez prepara en adelante es el terreno para alcanzar un nuevo mandato, el cuarto en línea y el tercero en el marco de la reforma constitucional que también impuso por medios fraudulentos.

Chávez no ha hecho cosa distinta a lo que, en su momento, hicieron Luis Bonaparte, Benito Mussolini y Adolfo Hitler, al utilizar los mecanismos de la democracia para eliminarla o inutilizarla, otorgándose plenos poderes bajo el manto de una aparente legitimidad. El constitucionalismo contemporáneo ha tratado de conjurar este tipo de trampas haciendo ver la necesidad de establecer, bien sea en la constitución o bien a través de sentencias constitucionales, el llamado bloque de constitucionalidad, noción que deslegitima el intento de cualquier gobernante o fuerza política que se aproveche de la democracia como si fuese un caucho, para dar golpes de Estado y establecer auténticas dictaduras.

Que Venezuela es gobernada hoy en día por un dictador y que en ella se ha establecido una dictadura se puede constatar por el colapso del principio de la separación de poderes. Chávez controla a sus anchas el poder judicial y ahora extiende su sombra sobre el poder legislativo que ya controlaba en un 98 por ciento, recortándole las funciones y poderes al nuevo congreso que inició sesiones hace pocos días. Convirtió una derrota en victoria, ya que desconoce la voluntad popular que había elegido a un a tercera parte de los Diputados, lo que de paso significaba la pérdida de la mayoría absoluta con la que había cometido todo tipo de atropellos contra las libertades y la democracia. Además, se abroga poderes con los que no podría contar en sana ley.

La obra dictatorial está completa. Control y chantaje a la prensa crítica y de oposición, ideologización de las fuerzas armadas al imponerles la misión de defender su socialismo tropical en vez de la defensa de la nación, populismo desbocado con el manejo arbitrario de los dineros del petróleo, carrera armamentista sin justificación, lenguaje amenazante y agresivo contra las fuerzas opositoras, diplomacia ordinaria basada en favores monetarios y petróleo barato para sus incondicionales e insultos para los que no lo soportan, agigantamiento del Estado para convertirlo en instrumento de poder personal que todo lo decide y lo provee, aniquilamiento de la iniciativa y de la propiedad privada que está convirtiendo a Venezuela en país mono dependiente del petróleo, y, manipulación de las reglas del juego político y de la Constitución.

El reto para los demócratas venezolanos está planteado con crudeza y sin perfume. No les queda sino el camino de la resistencia civil en todos los frentes, en todos los momentos y en todas las circunstancias, para enfrentar y derrotar al dictador. No la tienen nada fácil, tendrán que unirse y ser fuertes ante la presión inclemente que ejercerán en su contra. No se puede descartar la lucha electoral que no podrá adelantarse con ingenuidad ya que el recorte de poderes a la nueva Asamblea tiene por fin evitar a como dé lugar el triunfo de la Oposición en las elecciones del 2012. Se asoman medidas que nada tienen que ver con las inundaciones, cerrarán más emisoras y canales de televisión, expropiarán mas empresas nacionales y extranjeras, serán prohibidas por antipatriotas todas las manifestaciones críticas contra Chávez, habrá cárcel por delitos de opinión, el parlamento puede ser clausurado totalmente, se establecerá la cátedra chavo-socialista, la privacidad y el derecho a la intimidad serán cosa del pasado, con el pretexto de profundizar el socialismo bolivariano y quedar a un paso del régimen unipartidista.

La oposición a la dictadura tiene otra desventaja. El silencio de las democracias del mundo y en especial de las del continente americano que hasta ahora guardan mutismo absoluto ante el quiebre de la democracia y el golpe de Estado chavista. Los gobiernos democráticos de América Latina, en nombre del no intervencionismo, nada dicen por temor a enemistarse con un gobernante que hace favores y les resuelve problemas energéticos o de deuda externa, o porque, como en el caso de sus aliados más cercanos, quieren seguir el ejemplo más temprano que tarde. Ni la OEA ni UNASUR invocarán la cláusula de defensa de la democracia ni ningún presidente de la región alzará su voz ante el tirano. En el papel, como letra muerta, quedan las consideraciones que hicieran los mandatarios de UNASUR a raíz de la asonada de la policía ecuatoriana contra el presidente Correa, con el loable propósito de oponerse a golpes de Estado contra gobiernos legítimos y democráticos.

Pues bien, aquí, en Venezuela, lo que ha tenido lugar es un burdo y descarado golpe de Estado. Pero, como ha sido perpetrado por un gobierno “legítimo y democrático”, supuestamente izquierdista y progresista, no hay nada que hacer. No la tienen nada fácil los demócratas venezolanos ante el reto ineludible de derrocar al dictador. Solos contra Chávez y envueltos por el silencio de gobiernos timoratos. La democracia que se insinuaba promisoria en esta última década muestra sus debilidades y su impotencia..... La revolución continuara desde otros espacios y con gente que tenga lealtad al pueblo, sensibilidad humana y que espacios políticos donde se pueda reconocer la labor de dirigentes políticos a quienes realmente les interese nuestro país.