lunes, 30 de agosto de 2010

ES INDECENTE

INDECENTE, es que el salario mínimo de un trabajador sea de 1.064 BsF/mes y el de un diputado de 23.996 BsF/mes, pudiendo llegar, con dietas y otras prebendas, a 36.500 B/mes.


INDECENTE, es que un profesor, un maestro, un catedrático de universidad o un cirujano de la Sanidad Pública, ganen menos que el concejal de festejos de una Alcaldía de tercera.

INDECENTE, es que quienes desgobiernan el país se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca (siempre por unanimidad, por supuesto, y con la aquiescente conchupancia) .

INDECENTE, es que un ciudadano tenga que cotizar 30 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con 7, y que los miembros del gobierno, para cobrar la pensión máxima, sólo necesiten jurar el cargo.

INDECENTE, es colocar en la administración a miles de asesores (léase amigotes con sueldos que ya desearían los técnicos más calificados. ) Y más aún si se hace menester que sean CUBANOS, a expensas de dejar sin trabajo a un VENEZOLANO!!

INDECENTE, es el ingente dinero destinado a sostener al PSUV, aprobado por los mismos políticos que viven de él.

INDECENTE, es el costo que representa para los ciudadanos sus comidas, carros oficiales, chóferes, viajes (siempre en primera clase) y tarjetas de crédito por doquier.

INDECENTE No es que no se congelen el sueldo sus señorías, sino que no se los bajen. Pura paja o verborragia presidencia !!

INDECENTE, es que sus señorías tengan 6 meses de vacaciones al año.

INDECENTE, es que ministros, secretarios de estado y altos cargos de la política, cuando cesan, son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir 2 salarios del ERARIO PÚBLICO.

INDECENTE, es el estado en el cual se encuentra sumido TODO el Sistema de Salud del país.

INDECENTE, es la sumisa condición a donde fue a parar el liderazgo en el Ejército y en instituciones básicas como la Fiscalía General, la Contraloría General, la Defensoría del Pueblo y el Tribunal Supremo de Justicia.

INDECENTE, resulta el desempleo y sub-empleo tan elevado, disfrazado por las limosnas y “becas” del gobierno a quienes les venden sus conciencias.

INDECENTE, es la compra de más de seis mil millones de dólares en armas a Rusia; cuando lo que esperábamos era que se adquiriesen Plantas Eléctricas que supliesen la falta de gerencia y mantenimiento del mejor sistema eléctrico de Latinoamérica que la incapacidad del gobierno desbarató.

INDECENTE, es el bestial ataque contra la libertad de expresión, cerrando estaciones de TV y de radio por el simple temor a que la VERDAD sea dicha.

INDECENTE es el voraz endeudamiento nacional, el cuál es ya más del triple del que encontró hace once años.

INDECENTE, resulta la violencia e inseguridad reinante en TODO el territorio nacional. Ya no se habla de “Sucesos” sino de Parte de Guerra. A todos, absolutamente a TODOS los residentes de este país, nos ha tocado el flagelo de esta desgracia (Salvo, por supuesto, a los “Líderes de la Revolución ” quienes son escoltados de manera grotezca)