lunes, 23 de agosto de 2010

Qué tal? DIOS mío ayúdanoooossss

Óscar Lucien


Chávez con el mafioso Santos

Agosto 13, 2010

1.- 7 de mayo de 2010 Con la obstinada complicidad de los poderes públicos que avalan la descarada corrupción que significa utilizar un bien del Estado, VTV, para proselitismo político, Chávez anuncia a sus partidarios lo que será su política frente a Colombia: “…Yo lo vuelvo a decir, si es que el señor Santos, por desgracia es electo presidente de Colombia, bueno, eso se convierte en una amenaza no sólo para Venezuela sino para medio continente. Y lo que nosotros hemos hecho ahora con el actual gobierno de Colombia, de poner distancia, de reducir el comercio, con un gobierno que se declaró prácticamente enemigo de Venezuela, que amenaza con agredirnos y que además le abrió de par en par el territorio de Colombia al imperio yanqui, que están instalando siete bases militares ahí mismo, y eso lo hizo el señor Santos, él fue el que negoció esas bases. Como él mismo lo dice y dice que está orgulloso de eso. Si el pueblo colombiano, o una parte, lamentablemente eligiera, desgraciadamente eligiera al señor Santos presidente de Colombia. El dijo que no, que yo al día siguiente voy para Caracas a hablar con Chávez. Bueno vendrá para Caracas a hablar no sé con quien, pero yo no lo voy a recibir aquí (aplausos de los camisas rojas), yo no lo voy a recibir. Eso debe tenerlo claro clarito el pueblo de Colombia. Ese caballero es un mafioso, un mafioso, un mafioso. Yo soy el primero en aspirar que haya en Colombia, no me importa quien, pero una persona decente, que si es un gobernante de derecha, o de centro o de izquierda, no me importa, pero que sea una persona con la que se pueda hablar, de un gobierno con el que se pueda trabajar, solo así restableceríamos nosotros las relaciones políticas, las relaciones comerciales, las relaciones económicas, etc., con Colombia. Si no, olvídense, no lo haríamos. Nosotros estamos empeñados en integrarnos al Mercosur, y a la Unasur (aplausos) nosotros tenemos una alianza con medio mundo. Bueno, esas son noticias de última hora que aprovecho para comentarlas aquí porque ustedes tienen que estar bien al tanto de esto. Las elecciones de Colombia son a finales de este mes, faltan pocos días, 30 de mayo y luego a lo mejor una segunda vuelta.

Ojalá Colombia tenga un gobierno decente, no me importa quien, pero cuando digo decente puede ser cualquiera de los demás candidatos menos el señor Santos que es el señor de la guerra, el pitiyanqui numero uno de Colombia, eeeh…

¿y qué quiere él?, que después nos olvidemos, no, aquí no se olvida nada. Si Santos es Presidente, con más razón nosotros tenemos que cerrar el negocio con Colombia casi totalmente, por no decir totalmente (más aplausos).

2.- 8 de agosto de 2010 Quiso la casualidad que yo estuviera viendo ¡Aló, Presidente!, cuando Chávez se levantó a atender una llamada del canciller Maduro desde la capital colombiana, donde asistía a la toma de posesión de Juan Manuel Santos.

Todos los presentes miraban para el techo cuando reapareció Chávez, quien había dejado la conducción de su show al animado Giordani. Dijo el Presidente que no le quitaría el protagonismo a Maduro, quien iba a anunciar algo muy importante sobre la relación con Colombia. Maduro anunció que habría una reunión en los próximos días entre el Comandante Presidente y el nuevo mandatario de Colombia. Ninguno se sorprendió, y mucho menos preguntó ¿con el mafioso Santos?

3. 10 de agosto de 2010 Digno de figurar como tema destacado en la célebre serie Aunque usted no lo crea de Ripley, en este instante, estoy viendo en Santa Marta, Colombia, a Chávez descender de su avión con un ramito de rosas rojas, la flor del amor.

Digno de Ripley, hoy se ha producido el encuentro entre los presidentes Santos y Chávez. Aunque muchos han criticado la volatilidad del discurso de Chávez, de la inconsistencia de su discurso sobre la eventual guerra si ganaba el señor Santos, de su amenaza de romper todas las relaciones con Colombia si “por desgracia” el pueblo colombiano elegía a Santos, desde el sector oficial los voceros más notorios han respaldado al Presidente afirmando que, en rigor, él ha cumplido su palabra: Santos no tuvo que venir a Caracas, Chávez lo fue a visitar.

“Colombia, vengo a ratificarte mi amor. Queremos construir la paz entre nosotros, cuéstenos lo que nos cueste”, declaró el presidente venezolano en territorio colombiano. También le llevó un regalo de cumpleaños a Santos. Patético. ¿Vale algo la palabra de Chávez?